lunes, 30 de agosto de 2010

¿Cuál es la mejor manera para comunicarles a nuestras familias la decisión de donar?

Consultamos a don Álvaro Meoño Monge, Trabajador Social del Centro de Trasplante Hepático y Cirugía Hepatobiliar de la Caja Costarricense del Seguro Social, quien está a cargo del programa de sensibilización y formación sobre el tema de donación de órganos. Le preguntamos acerca la manera para comunicarles a nuestras familias la decisión de donar y nos contestó:

1.¿Cuál es la mejor manera para comunicarles a nuestras familias la decisión de donar?

 La mejor manera de hacerlo es escoger un momento de paz y tranquilidad, en que estén la mayoria de personas que conforman nuestra familia o que estemos rodeados por las personas más significativas para nosotros.

Puede ser dicho en una fecha especial, en un almuerzo o cena familiar o simplemente escoger un momento cualquiera en cual estemos seguros que pese a las circunstancias de la vida, la persona a quien depositamos nuestro deseo pueda respetarlo y retransmitirlo en el momento oportuno para que pueda hacerse realidad.

2. ¿Cuándo es el momento indicado para hacerlo?

Cada quien sabe cuando es el momento adecuado de poder transmitir noticias o simplemente de compartir sus sentimientos con sus seres queridos.

En muchas ocasiones, cuando aparece un potencial donante de órganos y mediante el abordaje formal que se realiza a la familia, hemos descubierto que estos momentos pueden ser variados: cuando se desayunaba, en un paseo, en la universidad, etc. Independientemente del momento, lo importante es a quien se lo trasmitamos.

3.Una vez tomada la decisión de donar los órganos del familiar, ¿qué tratamiento o que se aconseja a la familia para aceptar o asimilar ese paso tan importante?

Muchas veces, hemos notado que cuando las personas donan los órganos de sus seres queridos, en especial posterior a que ocurra un suceso inesperado; ocurre un efecto de gratificación y de paz espiritual, ya que se considera que la donación fue el próposito de vida final, el cual esta permitiendo a otros seguir viviendo.

A modo de metáfora, es como si una vela antes de extinguirse para siempre permita encender a otras tantas con su luz. Cuando se notifica de la aparición de un posible donador, se brinda un acompañamiento que conlleva intervención en crísis, procesos de información y sensibilización, así como, dependiendo de la situación, ayuda asistencial en aras de hacer menos doloroso el proceso de duelo que atraviesa esa familia.

Aconsejo siempre a estas familias, que depositen su confianza en nuestro trabajo y que participen activamente con nosotros, en aras de poder brindar una atención integral que realmente sea útil en este tipo de circunstancias.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece increible que en CR no hayan datos concretos,pienso que con eso nunca vamos a avanzar con este tema....

Anónimo dijo...

si yo opino igual es una barbaridad que en nuestro país pasene stas cosas, algo tan importante y que no se le de la importancia que se merece.

Atte: María